Now Reading
El fundador de K2 Kinetics, con un “cableado diferente” y ágil, encuentra el éxito en el condado de York

El fundador de K2 Kinetics, con un “cableado diferente” y ágil, encuentra el éxito en el condado de York

  • Kevin Keller construyó su negocio en Springettsbury Township centrándose en lo que mejor sabe hacer: resolver problemas.
  • Want to read this in English? Click here.

La oficina de Kevin Keller parece la de una empresa de Silicon Valley en el centro de Pensilvania.

Más allá de la llamativa marca, las paredes verdes y la mesa de ping pong, su empresa de Springettsbury Township, K2 Kinetics, ofrece innovación.

La razón por la que su empresa tiene su sede en el condado de York, dice Kevin, es estratégica. La región se anuncia como la “capital mundial de los aperitivos”. Para K2, ese es el sector en el que han decidido centrarse, ayudando a las empresas a automatizar sus líneas de producción.

Sus clientes van desde Hershey Foods a Wolfgang Confectioners y desde Starbucks a Pepsi Co.

“Siempre hay un consumidor que demanda un sabor diferente de Gatorade o una barra de caramelo de tamaño diferente”, dice Keller. “Ahí es donde ayudamos a nuestros clientes a diseñar y fabricar cambios en sus plantas de producción, ya sean mejoras en la velocidad, en la utilización de la mano de obra o en nuevos proyectos de nueva planta”.

Viaje empresarial

Kevin ha vivido en todo el país, pero se ha centrado en la automatización de los alimentos para llegar a donde está hoy.

Con una licenciatura en negocios y otra en ingeniería, comenzó con prácticas y experiencia en el mundo real en el ámbito de los bienes de consumo envasados antes de entrar a ayudar a un tío que dirigía su propia empresa de envasado.

Más tarde se encontró en el mundo corporativo trabajando para una empresa global de aperitivos. A pesar de las oportunidades que tenía allí, algo le impulsaba a hacer lo que mejor sabía hacer: resolver problemas, lo que le llevó a fundar K2 Kinetics en 2011.

“Supe después de trabajar en el mundo corporativo que estaba conectado de manera diferente”, dice. “Miro las cosas de forma diferente. Evalúo los problemas de forma diferente. Ciertos aspectos de la gestión de un negocio son estresantes y no son naturales, pero la parte técnica nunca ha sido una de esas cosas.”

Kevin juega con sus puntos fuertes y débiles como fundador de K2: cree que lo más fuerte es dirigir el panorama general, por lo que ha asumido el papel de director general.

El crecimiento de K2 es reflexivo e intencionado, dice. Aunque K2 tiene grandes clientes, no cree que su empresa vaya a crecer más allá de una plantilla de 50 personas.

“Siempre quiero ser ese socio ágil y flexible”, dice. “Somos expertos en lo que hacemos, y quiero seguir aportando los toques personales que son tan importantes para nosotros”.

Entrega de soluciones

Kevin solía creer en planes de uno, tres y cinco años para su negocio.

“En los últimos años he cambiado mi punto de vista para centrarme en trozos de tiempo más pequeños -30, 60 y 90 días- y dejar que las tendencias de los últimos 10 años en el negocio nos guíen a largo plazo”, afirma.

Su historial de soluciones rápidas les valió un proyecto de Apple durante la pandemia, en el que K2 diseñó y fabricó la automatización robótica que llenaba y sellaba los viales de prueba COVID-19.

Aunque normalmente tienen un plazo de entrega de más de 20 semanas, fueron capaces de entregarlo en unas cinco semanas.

“Durante los últimos 20 años, Estados Unidos ha tenido dificultades en comparación con sus homólogos asiáticos”, afirma Kevin. “Somos parte del rompecabezas que impulsa la automatización de nuevo en los EE.UU. utilizando principios ágiles, y eso me hace realmente entusiasmado por el futuro de nuestra industria”.

Powered by Our York Media © 2022. All Rights Reserved.