Now Reading
Fiel a sus raíces, la mujer de York crea un negocio de tablas de embutidos

Fiel a sus raíces, la mujer de York crea un negocio de tablas de embutidos

  • Marie Fisher inició Nature's Platter con poca experiencia pero con mucha pasión. A medida que su negocio ha crecido, también lo ha hecho su sentido del orgullo, tanto del negocio como de sí misma.
  • Want to read this in English? Click here.

Marie Fisher pasaba los veranos subiendo a los árboles con sus hermanos. En otoño cortaban leña. Al crecer en los bosques de las afueras de Shippensburg, se enamoró de los árboles que la rodeaban.

La belleza de sus vetas y la forma natural de un trozo de madera conmovieron a Marie y más tarde la llevaron a montar su propio negocio, Nature’s Platter.

Desde su espacio de trabajo y su galería en Dallastown, crea tablas de embutidos personalizadas a partir de madera reciclada derribada por la tormenta, el deterioro o la vejez, el 99% de la cual, dice, procede de Pensilvania.

“Intento ser fiel a mis raíces”, dice.

Aprender el oficio

Marie era ingeniera en Harley-Davidson cuando ella y su marido tuvieron a su hija, Kylie.

“Me enfrenté a la necesidad de compaginar la vida de madre, la vida en el hogar, la vida de empleada y tratar de hacer un buen trabajo con todo”, dice.

Algo tenía que ceder, así que decidió dejar Harley y empezar algo propio.

Inspirada por una tabla de embutidos de 1,5 metros que había encargado años antes y que se había convertido en el centro de atención de muchas de sus reuniones familiares, recurrió a YouTube, buscó en Internet y siguió a sus mayores en la carpintería para aprender el oficio.

“No sé nada de carpintería y no sé nada de tablas de embutidos”, recuerda que pensó entonces. “Quería hacer tablas de embutidos elevadas: tablas únicas que pudieran ser piezas de arte funcionales”.

Encontrar el equilibrio

Cuatro años después, a medida que su negocio sigue creciendo, también lo hace el reto de encontrar un equilibrio.

“A veces me cuesta sentir que sigo siendo una buena madre y una buena empresaria”, dice.

Pero cuando baja a su hija del autobús con el pelo cubierto de polvo, sucia de pies a cabeza por un duro día de trabajo, se siente orgullosa.

“Cuando empecé en esto, sentía que tenía que justificarme ante la gente para justificar mi propia autoestima”, dice.

Se aseguraba de que conocieran su título de ingeniera mecánica y se dio cuenta de que también se justificaba ante Kylie.

“Solía sentir que ella me veía como algo inferior”, dice Marie. “Ahora lo veo como algo que le abre la mente a algo nuevo”.

Powered by Our York Media © 2022. All Rights Reserved.