Now Reading
Los expertos en galletas saborean el éxito con herramientas de alta tecnología y una cultura de amabilidad

Los expertos en galletas saborean el éxito con herramientas de alta tecnología y una cultura de amabilidad

  • Doug y Sara Taylor pasaron su noviazgo horneando juntos. Nunca imaginaron que se convertiría en un imperio de galletas con múltiples ubicaciones.
  • Want to read this in English? Click here.

Puede que Doug y Sara Taylor vendan galletas dignas de baba, densas pero esponjosas y llenas de magia, pero Taylor Chip es mucho más que una confitería nacida en Lancaster. 

“Nunca me he considerado una empresa local”, dice Doug. “Hemos pensado en nosotros como una empresa internacional, y junto con eso nos veo como una empresa tecnológica”.

Atraer público y crear cultura

Cuando la pareja abrió su primer local en el desaparecido Lancaster Marketplace en 2018, se dieron cuenta de que la mayoría de las tiendas tenían poco tráfico peatonal orgánico. Doug y Sara adoptaron un enfoque diferente para captar clientes: optimización de su sitio web, publicidad en línea y sistemas de cadena de suministro.

El método dio sus frutos para su floreciente panadería.

El enfoque tecnológico de Doug atrajo a los clientes y les ayudó a conseguir clientes mayoristas, pero no consiguió que volvieran. Ese era el terreno de Sara.

“Resulta que Sara es muy simpática”, dice Doug. “La gente salió de la nada para apoyarla. Esa misma amabilidad es la que ayudó a construir nuestra cultura”.

“La cultura lo es todo dentro de la empresa”, dice Sara.

Gloria a la comida

El amor de Sara y Doug por las galletas empezó mucho antes de que se conocieran. Doug creció a base de aperitivos rebajados de la tienda de ultramarinos Amish local. Con su primer trabajo a los 14 años, recuerda que gastaba la mayor parte de sus ingresos en comida. Cualquier galleta con pepitas de chocolate que encontrara era un triunfo.
Cuando se conocieron, a Sara le horrorizó la obsesión de Doug por las galletas baratas cargadas de grasas trans. La ex granjera insistió en que al menos debía usar mantequilla de verdad.
Doug no estaba dispuesto a renunciar al éxtasis de las galletas Crisco por los discos de galleta aplastados con mantequilla.
La pareja se pasó el noviazgo perfeccionando su receta de galletas. Juntaron ingredientes de calidad con un sabor y una textura deliciosos.

Un futuro en una caja de CD

Después de que Doug les propusiera matrimonio, la pareja se dio un presupuesto de 5.000 dólares para su boda de 2017. La única forma de ajustarse al presupuesto era hacer sus propios recuerdos.
Doug tenía un estudio de grabación en ese momento, así que la pareja horneó docenas de galletas del tamaño de un CD y las sellaron en cajas de CD para que sus invitados se las llevaran a casa.
Idearon el nombre Taylor Chip para sus galletas de boda y crearon un sitio web y páginas en las redes sociales para acompañarlo.

Escalando

Un año después de la luna de miel, Sara sintió el gusanillo de escapar de una cultura laboral poco saludable en el restaurante donde trabajaba. Sin embargo, no tenía ni idea de qué era lo siguiente. La pareja había hecho un par de eventos de Taylor Chip, pero no habían llevado la idea más lejos.

Entonces, el día antes de que ella planeara renunciar, le preguntaron a la pareja si Taylor Chip podría ocupar un espacio vacante en Lancaster Marketplace.

En agosto de 2018, la pareja abrió su primer Taylor Chip en Lancaster Marketplace.

“La gente siempre nos pregunta: ¿Cuándo decidieron que ahora era el momento? Fue 100 por ciento el Señor”, dice Sara, quien dice que su fe juega un papel importante en las vidas de ella y Doug.

“Ahora, definitivamente se necesita dedicación y trabajo duro y semanas de trabajo de 100 horas”, añade. “Tienes que estar dispuesto a comprometerte, seguro”.

“Un vehículo para hacer el bien”

Cuando el Marketplace cerró en marzo de 2021, Doug y Sara estaban listos para expandirse a otros dos locales, en Lancaster e Intercourse. En noviembre de 2022, abrieron un tercer local en Hershey. Para finales de 2023, aspiran a tener otros 10 locales en Pensilvania antes de expandirse por Estados Unidos y el resto del mundo.

Dirigir juntos un negocio de éxito y en expansión ha brindado a la pareja la oportunidad de dejar huella.

“Tanto Sara como yo tenemos un gran don de gentes”, afirma Doug. “Nos gusta mucho nuestra fe y por eso vemos la empresa como un vehículo para hacer el bien y seguir tocando a la gente y realmente poner una sonrisa en sus caras”.

Powered by Our York Media © 2022. All Rights Reserved.