Now Reading
Un ex cirujano inicia la revolución del cannabis tras un accidente que cambió su carrera

Un ex cirujano inicia la revolución del cannabis tras un accidente que cambió su carrera

  • Hace diez años, Steve Groff nunca imaginó poner en marcha lo que se convirtió en Groff North America, un líder mundial en la investigación del cannabis.
  • Want to read this in English? Click here.

Steve Groff estaba en la cima de su carrera en 2011, o eso creía.

Un exitoso cirujano de la columna vertebral, había ayudado a construir OSS Health desde una práctica ortopédica básica hasta un campus de salud de clase mundial. Estaba en la mejor forma de su vida. Él, su mujer y sus tres hijos disfrutaban de la vida en su granja familiar de Dallastown.

En una fracción de segundo, todo cambió.

Mientras montaba en bicicleta en Glen Rock, Steve fue atropellado por un coche. Con el cuello roto, a milímetros de quedar paralizado de por vida, Steve se encontró al otro lado de la mesa de operaciones. Sus compañeros cirujanos trabajaron para proteger su capacidad de caminar con una cirugía de fusión del cuello.

Ese momento cambió su trayectoria y le hizo emprender el camino que le llevó a crear su empresa de cannabis, Groff North America.

“Nunca habría asumido este riesgo si no fuera por el accidente”, dice hoy Steve. “Pasamos por cosas infernales en los últimos 10 años para llegar a este punto, pero no lo cambiaríamos”.

Cambiando el paradigma

Tras una larga recuperación del accidente, Steve se dio cuenta de que realizar operaciones quirúrgicas ya no tenía el mismo atractivo. Dejó OSS Health en 2014 y se lanzó a transformar la granja familiar en Wyndridge Farm, una cervecería, restaurante y lugar de eventos.

Entonces llegó la pandemia.

Las grandes bodas se detuvieron.

El restaurante y la cervecería cerraron.

“El COVID realmente nos aniquiló”, dice. “Fue casi devastador”.

Al mismo tiempo, Steve tenía ganas de volver a la ciencia y explorar una nueva empresa.

“Me encanta cambiar los paradigmas”, dice, “sorprender a la gente con lo inesperado”.

Volviendo a sus raíces científicas

Después de su accidente, Steve sufrió el dolor durante años y conoció de primera mano lo que él llama el rodeo de la gestión de la medicina del dolor. Necesitaba opiáceos para controlar el dolor, pero temía su poder adictivo.

“Fue una experiencia aterradora estar en ese lado y saber todo lo que hay al otro lado”, dice. Empezó a profundizar en el cannabis como alternativa para quienes se encuentran en situaciones similares.

Como médico licenciado, Steve empezó a certificar a personas para que usaran cannabis medicinal y a seguir su viaje. Ha certificado a casi 4.000 pacientes y ha visto aumentar su calidad de vida al dejar de tomar opioides y medicamentos recetados contra la ansiedad y la depresión.

“Esto es algo legítimo”, dice. “Soy un viejo granjero menonita y la última persona que se dedicaría al cannabis, y sin embargo digo que esto es real. Esto es mucho mejor que todas las otras pesadillas de prescripción”.

No es para débiles de corazón

Aunque la marihuana medicinal es legal en Pensilvania, todavía es casi imposible cultivar, exportar o investigar legalmente a nivel federal, dice Steve. 

En 2020, Steve se puso en contacto con la FDA y la DEA para crear un centro de investigación de marihuana legal a nivel federal en Red Lion. Como médico, tenía la formación necesaria para investigar y comprender las implicaciones médicas del THC.

Su espíritu emprendedor lo puso en una buena posición para supervisar la parte comercial, y un negocio fallido de fibra de cáñamo lo dejó con una instalación vacía de 60.000 pies cuadrados en Red Lion.

El proceso duró casi dos años.

“Esto me ha hecho ser humilde”, dice. “Me ha hecho pasar por algunos de los periodos más oscuros de mi vida, para ser honesto, por el riesgo y el desafío, pero eso es también lo que te hace más fuerte. Te das cuenta de quién eres y de dónde obtienes apoyo: tu familia, tu cónyuge, tus compañeros de equipo. Y luego, cuando llegas al otro lado, es una gran sensación, pero puede ser aterradora. No es para los débiles de corazón”.

Se trata de sanar

En mayo de 2021, Steve dice que Groff North America se convirtió en la única empresa en los Estados Unidos con un conjunto completo de seis licencias federales: para cultivar, investigar y desarrollar, tener un laboratorio analítico de la lista 1, extraer ingredientes farmacéuticos activos (API) a granel, poner estos ingredientes en forma de dosis para pacientes, e importar y exportar productos de cannabis.

En enero de 2022, cosechó sus primeras 60 libras de flores de marihuana con alto contenido de THC.

Y a sus 57 años, Steve nunca ha estado más entusiasmado con su carrera.

Está estableciendo relaciones de investigación con algunas de las principales universidades, hospitales y centros de cáncer del país. Está trabajando con socios para investigar el uso del cannabis en el sueño y como antimicrobiano.  La empresa se está preparando para ampliar sus instalaciones de cultivo e investigación.

“Ahora estamos en condiciones de ayudar a cambiar realmente el mundo de la salud mental”, dice. “En lo que nos centramos aquí no es en que la gente se drogue; se trata de que la gente se cure”. 

Powered by Our York Media © 2022. All Rights Reserved.